El huracán Michael se ha fortalecido este martes en el golfo de México, alcanzando la categoría 2 mientras avanza hacia la costa sureste de EE.UU., comunica el Centro Nacional de Huracanes (NHC) estadounidense.

De momento, el huracán se encuentra a 635 kilómetros al sur de Panamá City (Florida, EE.UU.) desplazándose a 19 kilómetros por hora con dirección norte-noroeste y vientos máximos sostenidos de 155 km/h.

Se espera que el ojo del huracán toque tierra este miércoles en la parte noroccidental de Florida, para luego continuar hacia el noreste del país.

El NHC ha emitido una advertencia de marejada ciclónica para varias localidades del estado de Florida, desde el condado de Okaloosa hasta el río Anclote. Esto significa, explica el centro, que durante las próximas 36 horas las crecidas de aguas pueden desplazarse hacia el interior del estado desde la costa, lo que es una situación “potencialmente mortal” y presenta gran peligro para la vida.

“Las personas ubicadas dentro de estas áreas deben tomar todas las medidas necesarias para proteger su vida y sus propiedades del aumento de agua y otras potenciales condiciones peligrosas”, señala el comunicado emitido por la entidad.

El pasado domingo, las autoridades de Florida decretaron el estado de emergencia para 26 condados, informando del despliegue de 500 efectivos para ayudar en las tareas de prevención de los efectos de Michael, con otras 5.000 personas en alerta para prestar asistencia en caso de ser necesario.

Por su parte, la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en Tallahassee (Florida), advierte que los fuertes vientos no son el único riesgo de Michael, sino que también existen posibilidades de “una marejada ciclónica potencialmente mortal a lo largo de gran parte de la costa del Golfo”.