La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, resaltó este mediodía la Victoria de la Paz y la Buena Vida del pueblo nicaragüense. Dijo que son “Victorias de la vida Buena en nuestra Nicaragua, Victorias de nuestro pueblo, Victorias de la paz”.

La Compañera Vicepresidenta agradeció a todas las familias que, en Nicaragua con buena voluntad, “vamos trabajando bien y trabajando mejor cada día, fortalecidos desde nuestra fe, desde nuestra esperanza, desde la confianza que tenemos en Dios Nuestro Señor que este país, este pueblo devoto, bueno, que este país, que este pueblo, que estas familias que nos queremos, tanto vamos adelante”, recalcó.

“Protegiendo la Paz, protegiendo el Trabajo, Protegiendo la Hermandad que vamos desarrollando en estos procesos de encuentro, de diálogo entre familias, tan necesarios, para la reconstrucción y construcción; porque hay que reconstruir y construir todos los días, paz, entendimiento, buena voluntad”, dijo.

¡Adelante en Victorias!

“Vamos adelante, vamos en victorias, vamos con mucha fe, construyendo y reconstruyendo, o reconstruyendo y construyendo, la paz, el trabajo, la seguridad todos los días; porque somos un pueblo de fe, somos un pueblo de esperanza, queremos vivir con dicha, dicha, como decía un compañero, es una palabra y un concepto profundamente espiritual: la dicha que Dios nos da de sentirnos orgullosos todos los días de nuestras capacidades, de nuestro potencial, y de nuestros buenos sentimientos”, añadió.

“Como cada día nos saludamos y trasladamos el saludo de nuestro Comandante Daniel, pero sobre todo, trasladamos a las familias nicaragüenses el compromiso de seguir afianzando esta Patria de Paz, esta patria de Porvenir bueno, dichoso, próspero; esta Patria de Todos y nos seguimos llamando a limpiar corazones, a sanar corazones; a ver con claridad y sensibilidad más allá de los egoísmos y las ambiciones pequeñas, mezquinas; hay que ver en grande; aprender a ver el mundo en grande, no es con dominio de uno sobre otro que se construye el mundo de paz que todos queremos, el país de paz que todos queremos”, explicó.

Aconsejó que “es buscándonos, dialogando, estamos dialogando en la comunidad; es encontrándonos, reuniéndonos, para forjar todo lo mejor que debe venir porque así lo ha dispuesto Dios Nuestro Señor. Lo mejor vendrá, esta Tierra de Luz, de Vida, de Verdad tendrá lo mejor porque nuestro pueblo merece lo mejor”.

Instó a que los nicaragüenses a que “Hagamos Patria, todos los días al levantarnos demos gracias a Dios por la vida; demos gracias a Dios por la Salud, demos gracias a Dios por el ánimo, el optimismo que tenemos, el aliento que Dios nos da. Demos gracias a Dios por la esperanza, la confianza y por la dicha de vivir en un país como Nicaragua, un país donde promovemos todos los días que seamos cada vez más eficaces en la lucha contra la pobreza, para salir de la pobreza, porque eso es lo cristiano”.

Recordó que el espíritu cristiano, el compromiso cristiano “es acompañarnos unos a otros para vivir con dignidad y para prosperar. Démosle gracias a Dios por la dicha de ser nicaragüenses, y pidámosle que sane a todos los corazones, que sane a quienes todavía no piensan en Nicaragua”.

“Piensan más en sí mismos, dejemos atrás el egoísmo que hace tanto daño, dejemos atrás el egoísmo que provoca sufrimiento y dolor, pérdidas, dejemos atrás el egoísmo y sanemos y vivamos y vibremos en esta Nicaragua de Darío, de poesía; en esta Nicaragua de alma, esta Nicaragua de trabajo, de laboriosidad de honradez, esta Nicaragua que quiere paz y quiere prosperar”, aconsejó.

Siempre hay quienes violan el pacto

Advirtió que “siempre hay, como dice la Biblia, inicuos, que tienden sus manos a los que estaban en paz con él, que violan el pacto y los dichos de su boca son más blandos que mantequilla, y en sus corazones hay guerra”.

“Suavizan sus palabras más que el aceite, dice la Biblia, más esas palabras son espadas desnudas, bueno, sobre todas esas espadas y sobre todo ese instinto que promueve odio, que promueve disturbio, que promueve intranquilidad, va la paz de nuestro Señor”, sentenció.

En Nicaragua queremos Paz

La Compañera Rosario Murillo dijo que queremos paz en Nicaragua, queremos trabajar, queremos vivir, queremos convivir en paz, en seguridad.

“Eso es lo que estamos edificando todos los días. Eso es lo que estamos construyendo todos los días, con mucho compromiso, en la luz de los que viven, como también dice la Biblia, el salmo 56, en la oración de confianza, todos los días, dice la Biblia, pervierten las causas contra nosotros; son todos sus pensamientos para mal, se reúnen, se esconden, miran atentamente nuestros pasos, como quienes acechan las almas, déjales según su inequidad ¡oh Dios! y derriba en tu furor”.

“Cuando uno lee la Biblia, sabe reconocer cómo Dios nos manda a hacer el bien, a vivir con buen corazón y con buena fe y a desterrar el mal, el odio, la inequidad, a desterrarla”, dijo.

Explicó que eso “es lo que tratamos de hacer, desterrar la infamia, desterrar el odio, desterrar la inequidad, la maldad, la perversidad, la perturbación y sembrar y cultivar paz y bien común todos los días”.

“Ese es el esfuerzo, ese tiene que seguir siendo el esfuerzo y trabajar y llamar a trabajar a hacer patria, que se hace patria trabajando, se hace patria buscando cómo forjar consenso que nos lleven hacia delante y vamos adelante”, dijo.

“Con mucha fe, con mucha esperanza, con mucha confianza, Dios vamos adelante. Nicaragua se celebra y se levanta en paz y rutas que van  a ser de prosperidad y de eso estamos seguros”.

“De la mano de Dios para su Gloria, de la mano de Dios en Victoria con su gracia y para su Gloria”, concluyó.