• 25 agosto, 2019

Defender a la Nicaragua Sandinista una y otra vez

Ahora figuran como víctimas las ONGs financiadas por la NED y la CIA. Aparece un “Grupo de Investigadores Independientes” condenando la respuesta del Gobierno Constitucional.Los del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS), basados en informaciones de la CIDH, le piden a la OEA la intervención militar a través de la aplicación de la  Carta Democrática. El personajillo de nombre Luis Almagro, Secretario General de la OEA, amenaza al Comandante Ortega y le pide recurrir a la “dignidad revolucionaria y que renuncie”. Dos palabras de las que Almagro no conoce nada, ni dignidad ni revolucionario. (Aquí vale un comentario adicional, José Pepe Mujica fue engañado por largos años por Almagro siendo su Ministro de Relaciones Exteriores, una especie de Moreno que engañó a Rafael Correa y ambos en cargos públicos de relevancia, engañando a los compañeros).

En Nicaragua, los enemigos buscan parapetados, detrás de  organismos internacionales, abiertamente contrarios al Gobierno Constitucional, para satisfacer sus ambiciones particulares, desconociendo el Estado de Derecho. Cuidado que ya hubo una asonada golpista, teñida de sangre y promovida por estos personajes de buen hablar, buen vestir, de lenguaje preciso, escondidos algunos, detrás de su ex Sandinista que hoy busca un retorno violento y brutal, para luego entregar al país al dominio de una burguesía lacaya. Está ocurriendo en muchos países de Nuestramérica y en Nicaragua lo preparan con un baño de sangre, que ya se hubiera dado peor, si no fuera por la prudencia de la dirección Sandinista y la firme mano que dirige a la Policía Nacional, bajo la conducción del Comandante Daniel Ortega. Estas líneas van dirigidas a quienes desprecian esa conducción, y desprecian todo el proceso rehusándose a comentar los enormes logros del gobierno sandinista en materia de salud, educación, redistribución de la riqueza, combate a la pobreza, igualdad de la mujer. Hasta antes de la asonada y el intento puchista  de Abril de este año, Nicaragua era el país más seguro y con mayor crecimiento económico de Centroamérica, algo que no soportan los mezquinos politiqueros disfrazados de luchadores, y corren al Congreso Estadounidense, a buscar el amparo de lo peor de los halcones (Ted Cruz y Bob Fernández) y las halconas (Ileana Ross-Lehtinen) para impulsar el NICA ACT, -una legislación bipartidista que obliga a los EE.UU a vetar préstamos multilaterales, a través de organismos internacionales, léase FMI,BID, Banco Mundial.

Es decir el más puro injerencismo e intervencionismo sin caretas ni máscaras, promovido por los mencionados resentidos. Por fin lo logran y el presidente Donald Trump promulga este decreto destinado a debilitar al Gobierno Sandinista. Todos los mecanismos para generar las condiciones de la guerra interna y la violencia y con ello salir a los medios de comunicación internacionales, llorando contra la respuesta legítima del Gobierno Sandinista.

Para los amigos, las amigas;los compañeros, las compañeras, frente al resurgimiento de los poderes más oscuros liderados por personajes como Trump o Bolsonaro o disfrazados con túnicas democráticas como Piñera o peor aún Duque o Moreno, hay que deponer discrepancias y ataques contra los procesos que no les gustan y que quisieran que fueran diferentes como el de Nicaragua, Venezuela, El Salvador, Bolivia o incluso los que todavía siguen en su obsesiva crítica contra Cuba, a todos ellos y ellas les digo que si no unimos fuerzas para defender lo avanzado, volveremos a resbalar sobre las toneladas de tinta y los miles de litros de café y a decir “…es que fallamos en esto y aquello”. La realidad es que hay que mirar a los procesos donde los pueblos se benefician en la salud, la educación, la vivienda, el crédito, el acceso a la tierra y no solamente, en los textos maravillosos de las sesudas discrepancias. Por eso defender a Nicaragua Sandinista, una y otra vez aunque parezca obsesivo, es defender la supervivencia de Nuestramérica y continuar en el proceso de construcción de la Patria Grande, de donde somos una pequeña, pero útil pieza.

Read Previous

La procrastinadora élite que hundió a Nicaragua

Read Next

Bluefields erige busto del General George Hodgson